La artrosis, una enfermedad degenerativa…

La artrosis es el envejecimiento de las articulaciones, una enfermedad degenerativa causada por el deterioro del cartílago articular, parte que recubre los extremos óseos que unidos dan lugar a las articulaciones que permiten el movimiento.

El cartílago articular es indispensable para el buen funcionamiento de la articulación ya que es la superficie de amortiguación y deslizamiento entre los extremos óseos que forma cualquier articulación.

Esta patología puede llegar a producir incapacidad funcional en el paciente, aunque en ocasiones también podría originar un grado de invalidez que impida al paciente desempeñar sus actividades cotidianas.

artrosis

SUS SÍNTOMAS

Las manifestaciones de la artrosis son variadas y progresivas y aparecen dilatadas en el tiempo. Estos son algunos de sus síntomas:

 

Dolor al utilizar la articulación que desaparece con el reposo y que a medida que la artrosis es más severa, el dolor se hace más continuo.

Inflamaciones notables

Alteración de la movilidad normal de la articulación

Parálisis ocasional en las articulaciones

Atrofia en los músculos que rodean la articulación cuando dejamos de ejercitarlos.

Rigidez en músculos y tendones que rodean el área

Sensación de agrandamiento en las articulaciones

Chasquido o sonidos anormales al moverse

Deformaciones óseas. Aparición de pequeños nódulos, que son consecuencia del crecimiento del hueso que hay debajo

Contracturas musculares

Dificultad para permanecer en una sola posición o al levantar cargas pesadas

TIPOS DE ARTROSIS

La artrosis se manifiesta principalmente en cuatro áreas:

Artrosis de manos: Ligado principalmente al sexo femenino y a la herencia genética del paciente. La artrosis de manos se origina en una articulación y posteriormente se extiende al resto de la mano.

Artrosis de rodilla:  En este caso la enfermedad afecta a las partes interna y/o frontal de la rodilla provocando dolor cuando se realiza un esfuerzo. Como consecuencia de este dolor y por la evolución degenerativa de la enfermedad el paciente puede sufrir cojera si la enfermedad avanza a un estadio avanzado. En este tipo de artrosis el movimiento de la articulación suele causar chasquidos.

Artrosis de cadera: Los pacientes con artrosis de cadera suelen presentar dolor en la ingle y en la zona interna del muslo. Sin embargo, en ocasiones el dolor se puede reflejar en la rodilla. En estadios avanzados el dolor puede aparecer durante la noche, por la posición de reposo y originar dificultades para flexionar las piernas o caminar.

Artrosis de columna: La columna vertebral está formada por muchas articulaciones. Esto provoca que se pueda desarrollar artrosis en esta zona, frecuentemente en el área lumbar y cervical. Este tipo de artrosis puede ser asintomática por lo que en muchas ocasiones no está diagnosticada y se detecta al realizar una radiografía por otro motivo.

 CAUSAS DE LA ARTROSIS

Envejecimiento: La artrosis es una enfermedad de personas mayores. El desgaste de la articulación producida por el uso durante años unida a una menor capacidad de recuperación de los tejidos al aumentar la edad, son factores importantes.

Herencia: En algunos casos, por ejemplo la artrosis de las articulaciones de las manos, existe una predisposición familiar, principalmente entre las mujeres.

Obesidad: La obesidad predispone a la artrosis en las caderas y rodillas ya que el sobrepeso acaba dañando el cartílago articular.

Trastornos por sobrecarga: Cuando la forma de la articulación o de un miembro no es la normal, por ejemplo si tenemos una pierna más larga que otra o cuando las piernas están torcidas se produce un desgaste mayor en toda la articulación o la parte de ella que soporta mayor peso.

Lesiones: Cuando se producen fracturas, golpes importantes o inflamaciones de cualquier causa en una articulación, la recuperación nunca es completa y el cartílago tiene predisposición a alterarse más pronto.

Exceso de uso: Produce el desarrollo de artrosis temprana o en lugares poco frecuentes como el hombro en jugadores de balonmano, rodillas en futbolistas, etc.

Las personas que son diabéticas tienen más posibilidades de tener artrosis.

Las personas con un estilo de vida sedentario y una dieta descontrolada también están expuestos a la artrosis.

TRATAMIENTO

A parte de medicamentos o procedimientos quirúrgicos, es bueno saber que también existen tratamientos alternativos que son recomendados y buenos para combatir no sólo los síntomas sino también las causas de la artrosis:

Terapias de frío y calor. Frío para aliviar dolor y calor para mejorar rigidez.

Tratamientos ortésicos: En artrosis de rodilla: Ortesis estabilizadoras, ayudas para amortiguación (calzado y taloneras), ayudas técnicas… En artrosis de cadera: Estabilizadores de cadera, ayudas para mejorar la amortiguación, ayudas técnicas…

No olvidarnos de una dieta equilibrada con alimentos ricos en vitaminas C, D y E  y

Hacer ejercicio con regularidad.

No olvidemos consultar siempre con un profesional sanitario para el correcto pronóstico, diagnóstico y tratamiento de cualquier enfermedad.

Fuente: Ortogrup

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *